Mèxico

‘Leonardo y el párroco tenían una relación estrecha, cada semana iban al cine y a comer’

Escrito por Redacción

Francisco Javier habló de su cercanía cuando declaró en calidad de testigo; tras contradicciones su condición cambió

CIUDAD DE MÉXICO.

Francisco Javier, rector de la parroquia de Cristo Salvador, y el diácono Leonardo Avendaño se conocieron aproximadamente hace ocho años, cuando un grupo de seminaristas acudió al atrio a vender productos. Desde entonces Leo comenzó a colaborar en el templo.

Esta “relación de confianza”, como fue descrita por el juez de la sala 28 del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) durante la audiencia de vinculación a proceso del religioso, se reforzó desde hace tres años, cuando Leonardo determinó vivir en un departamento contiguo a la iglesia y al del párroco.

Incluso habían establecido una rutina para los miércoles: Francisco Javier y Leonardo salían a comer y luego veían una película en el cine, de acuerdo a lo expuesto por el propio sacerdote el 14 de junio, cuando rindió su primera declaración, aún como testigo.

En esa misma declaración, según lo expuesto por el juez Joel de Jesús Garduño, el párroco sostuvo que la última vez que vio a Leonardo fue el 10 de junio, sin embargo, resultó incongruente con el seguimiento del auto de la víctima a través de cámaras de videovigilancia.

Peritos de la Procuraduría General de Justicia asentaron en un dictamen que Leonardo llegó a la parroquia, ubicada en la colonia Miguel Hidalgo III Sección, el 11 de junio a las 23:04 horas.

About the author

Redacción